Sexología    

Consultorio Dr. Juan Carlos Kusnetzoff:
Beruti 3199 3°A - (1425) Capital Federal - Tel.: (011) 4825-3470
Mail:dr.kusnetzoff@gmail.com

 

 

Sexología Clínica
Disfunción sexual
Masculina
Disfunción eréctil
Eyaculación precoz
Femenina
Anorgasmia
Vaginismo Dispareunia
Otras disfunciones
Trastorno del deseo
Fobias
Matrimonio no consumado

Medicación


Educación sexual
SIDA
Preservativo
Anticonceptivos
Viagra ® (Sildenafil)
Posiciones
Mitos
Preguntas habituales

 

Dr. Juan Carlos Kusnetzoff

La sexualidad humana, aunque es potencialmente un bien natural, implica hábitos, comportamientos, actitudes y, significados aprendidos, que tienen que ver con la historia personal de cada uno. La sexualidad puede – y debe – ser una fuente de placer. Lamentablemente, cuando se presentan disfunciones, se transforma en origen de conflictos, de intensas pesadumbres, de obstáculos en la comunicación, de profunda infelicidad.

Dr. Kusnetzoff

Dr. K
Sexo Dr.K responde NOVEDADES
Sexo Foro
Sexo Glosario
Sexo Radio
Sexo TV - ZOOM
Sexo CCV
Enlaces
Sexo AISM Buenos aires
Sexo Facultad de Medicina UBA
Sexo FLASSES

Viagra ®:
Marca registrada de Lab. Pfizer

 

Información Información Consultorio Consultorio Docencia Docencia   Página de inicio
Página anterior
(X) SALIR

Disfunciones

Fobias

Padecer de fobia, es padecer de un miedo determinado. Padecer de fobia sexual, el nombre lo está indicando, es padecer de algo relativo a la sexualidad. He aquí, sin necesidad de agotarlo, una serie común de circunstancias que llamaríamos “fobias sexuales”:

Los pacientes fóbicos o bien evitan por completo el sexo o su ansiedad y evitación se restringen a facetas concretas de la sexualidad: fracaso sexual, los genitales, secreciones y olores sexuales, fantasías sexuales, diversas actividades eróticas, como el beso profundo, el sexo bucal o anal, la masturbación, el orgasmo, el desvestirse delante de la pareja, la visión del compañero/a desnudo, la preñez, etc.

Los aspectos psicológicos de la evaluación

Diferenciación de fobias sexuales simples y fobias sexuales supeditadas a un trastorno por angustia

Los pacientes aquejados de fobias sexuales sufren con frecuencia trastornos por angustia (síndrome de ansiedad fóbica). Tales sujetos presentan, desde una base psico-fisiológica, un umbral anormalmente bajo ante la angustia. Experimentan intensas crisis de angustia y tienden a presentar múltiples fobias, entre ellas las de carácter sexual.
Las personas con un umbral de miedo o angustia normal también pueden ser víctimas de fobias sexuales. Cabe suponer que estos miedos irracionales se adquieren o "aprenden" en virtud de una disposición neurótica. Por supuesto, ello no quiere decir que los pacientes con trastornos por angustia no aprendan a sentir terror o no estén sometidos a procesos neuróticos. Por el contrario, probablemente su propensión a angustiarse les hace más vulnerables a dichos procesos.

La distinción entre fobia sexual “simple” y fobia dimanante de un trastorno por angustia es un factor de primordial interés en el curso de la evaluación, dado que los pacientes que sufren crisis de angustia requieren, además del consabido tratamiento psicológico, una medicación adecuada , mientras que los afectos de fobias sexuales simples responden a una gran variedad de enfoques psicoterapéuticos y no precisan que se les medique  Las fobias simples son muy aptas para la aplicación de la terapia sexual, en tanto que los pacientes fóbicos con trastornos por angustia corren el riesgo de empeorar con dicha terapia, salvo en el caso de que se hallen protegidos de las crisis de angustia por los fármacos pertinentes A tenor de nuestra experiencia, el pronóstico de las disfunciones sexuales generadas por fobias es muy favorable si se da una sabia combinación entre la terapia sexual y la prescripción farmacológica.
Todavía no se han delimitado con precisión los criterios clínicos capaces de anticipar qué pacientes sexualmente fóbicos necesitarán de una medicación para combatir la angustia y cuáles no responderán a la acción medicamentosa. Según nuestra experiencia, si un paciente sufre múltiples fobias y evitaciones y/o presenta una historia de crisis de angustia agora-fóbica, así como ansiedad ante la separación del compañero y/o una historia familiar con la presencia de síndromes de ansiedad fóbica, parece lógico intentar prescribirle una medicación ansiolítica. Pero si la fobia sexual y la consiguiente, evitación se dan como síntomas aislados en personas que por lo demás son sosegadas y con un sustrato esencialmente no ansioso, es improbable que la medicación surta efecto alguno.

Tratamiento y pronóstico

Las causas que llevan a la evitación del sexo pueden ser múltiples, entre ellas el coito doloroso por causa de una perturbación ginecológica no diagnosticada, la contemplación de la pareja como un ser repulsivo o un conflicto neurótico en torno al placer y el disfrute sexual. Otras veces, el paciente ha desarrollado un patrón sindrómico de evitación en virtud de un síndrome de ansiedad fóbica (trastorno por angustia) no concienciado. En la mayoría de los casos, la evitación fóbica de la sexualidad que deriva de estas etiologías tiene un pronóstico bastante favorable, siempre y cuando se identifique correctamente el agente patógeno y se prescriba la medicación y/o la terapia psicológica adecuadas.

 

Inicio Página de inicio - Anterior Página anterior

e-sexología.com - Copyright 2010 - Todos los Derechos Reservados
Prohibida la Reproducción Total o Parcial sin Autorización de e-sexología.com
Para mayor información envienos un mail a: info@e-sexologia.com
Diseño web